Sesión Cervecera con ICF

Ayer 6 de Mayo del 2014 aparentaba ser un martes como cualquier otro día de la semana, llegué al trabajo y pues lo normal que hace uno, trabajar, nada fuera de lo común y sin esperanzas de tener un martes "off the wall" que sorpresivamente todo cambió gracias a un inesperado inbox que le dio un 360 a la rutina diaria, recibí un mensaje de Eslem de ICF para acompañar al equipo (de ICF) en una sesión cervecera. Obviamente acepte gustosamente su invitación, y así fue como tuve el placer/honor de ser parte de las habituales sesiones cerveceras de ICF,  y a continuación les cuento como nos fue.

Salí del trabajo por ahí de las 7 p.m. y en chinga me fui a la casa, ya que aún tenía pendiente hacer el review de la semana y de pasada poner a enfriar unas cervezas para más tarde, así que después de sortear por poco más de media hora el tráfico llegué a casa. No perdí tiempo, tomé una Chalupa y una Avenida de Albur, una Rebel IPA de Samuel Adams y una Torpedo de Sierra Nevada y las metí en el congelador mientras empezaba con el review de Lagunitas Maximus IPA, que por cierto está gloriosa ésta cerveza.

Faltando diez para las 9 p.m. saqué las cervezas y muy a prisa me dirigí a la cita en el depa de El Mudo. Ya me esperaban Eslem, Mudo y Leos, a quien yo no conocía formalmente en persona hasta ese momento; en menos de unos segundos ya tenía vaso en mano y nos dispusimos en entrar a la carga al inesperado largo repertorio que nos esperaba, y vaya sorpresas que tuvimos esa noche...

Iniciamos calentando motores con la Chalupa de Albur, entre la plática se iba calentando el paladar para la siguiente victima: Meteor Blanche, una Witbier francesa, que debo decir a primera instancia me recordó a un Boing o Power Punch o cualquier bebida de recreo de la infancia, ya que su etiqueta daba esa impresión, la verdad fue una cerveza pinchona de aroma "skunky" y sabor a plástico al final. De ahí brincamos a la Rebel IPA de Samuel Adams, una IPA estilo West Coast que me gusta bastante y se defiende bien para ser una cerveza hecha del otro lado del país (Boston); cabe mencionar que antes de que abriéramos la Rebel IPA ya habíamos discutido que pediríamos de cenar, entre pizza o hamburguesas, y sin pensarlo nos decidimos por las hamburguesas al saber que la opción sería las Hamburguesas del Rio, las cuales eran mis favoritas durante una buena parte de mi infancia cuando tenían sucursal por el Tec.

Llegaron las burgers e hicimos una pausa comercial para llenar la panza, el primer bocado fue como viajar en el tiempo a la infancia tal cual recordaba el sabor, es una hamburguesa guerrera, la verdad pasa por encima de cualquier burger al carbón de Monterrey, y acompañándola con el resto de la Rebel IPA... cito la frase celebre del fresa "dios apaga tu ira y tu rencor", ¡majestuosa combinación!.

Continuamos en el camino de las IPAs, y la siguiente fue la Happy Camper IPA de Santa Fe Brewing Co., no estaba mala, pero tampoco se le hace el feo, estaba decente, le faltaba aromas para complementar el sabor. La última IPA de la noche fue la Big Swell IPA, una cerveza fabricada por Maui Brewing Company, la cual fue mi primera cerveza hawaiana, y pues de cierta manera me dio mucho gusto probar una cerveza de aquellos rumbos, y estaba mejor que la anterior. Seguía la plática, cómics, planes a futuro, festivales, viajes, cervezas... para este punto yo ya empezaba a sentir los efectos del alcohol, aunque no estábamos tomando cervezas completas si eran ya bastantes, pero no pretendía dar las nalgas esta noche.

Dejando las refrescantes IPAs de lado nos adentramos en terrenos más espesos y oscuros, siguiendo en el menú una Porter mexicana de San Luis Brewing Co. la cual pintaba muy bien, pero si dejaba un sabor ferroso al pasar el trago, lo cual fue una decepción, no estaba muy mala, ya que se permite algo de acides-amargura y fierro en el estilo, pero no era muy agradable. A continuación siguió la cerveza que nos sacó de pedo a todos, Camo, una Pale Stout de 5 Stones Artisan Brewery... leyeron bien, ¡PALE STOUT!, nosotros estábamos también sin saber que pensar sobre esta cerveza que era una mezcla de muchos sabores y aromas, cilantro, pimiento verde, apio, jalapeño, café verde, cacao... por mencionar algunos. No supimos como reaccionar sobre esta cerveza, si estaba buena o si estaba mala, pero si coincidimos que está buena y bastante curiosa, pero definitivamente no sería una cerveza que tomaría alguna vez más en la vida, fue una extraña pero buena/rara experiencia.

A este punto ya estaba tomadillo pero aún podía valerme por mi mismo, solo quedaba una en el repertorio para finalizar la sesión, así que continuamos con una Russian Imperial Stout holandesa llamada Mout & Mocca fabricada por Brouwerij De Molen, la cual estaba bien aunque estaba muy aguada para el estilo. Con esa cerveza dimos por terminada la sesión cervecera, aunque ya para enjuagar el paladar nos echamos una Pale Ale de Sierra Nevada, la cual no pude disfrutar al 100, ya que mi paladar estaba en huelga como para seguirme el pedo.

Definitivamente terminó siendo un excelente martes, probamos varias cheves, hubo revelaciones desconcertantes y buen cotorreo alrededor de la bebida que nos encanta, a la próxima espero sorprender a los ln Cervesios con alguna rareza de las que traje de Austin, muchas gracias por la invitación y aquí seguimos esperando la siguiente.