Tj Beer Fest & Stone 18th Anniversary (Precopeo)

Antes de empezar con la crónica de este viaje tienen que saber algunos detalles que fueron MUY relevantes en la historia, porque la realidad es esta historia no empieza como un cuento de hadas, no todo fue diversión y felicidad, así que déjenme ponerlos en contexto.

El fin de semana anterior a la semana del viaje agarré una gripa que poco a poco se iba manifestando, así que empecé a tomar medicamento sin mucho éxito, evidentemente no me iba a curar y no podía viajar enfermo de gripa porque no hubiera podido apreciar en gusto y olfato los cientos de cervezas que me esperaban, y eso no lo lo iba a permitir, así que el martes decidí inyectarme, de inmediato me sentí mejor, ahora habría que repetirlo el miércoles y el jueves antes de partir para estar si no al 100, por lo menos en un 90-95 y así lo fue. Cuando ya pensaba que tenía resuelto un problema casi de inmediato se manifestó uno nuevo, pareciera que el destino quería evitar que fuera al viaje. Sucede que mi roomie trajo el martes unas tortas ahogadas de Guadalajara, yo muy agradecido la comí y aunque ya tenía varias horas en el auto de regreso estaba bien y no le iba hacer el feo... quizá debí hacerlo. 

Me sentía ya mucho mejor el miércoles de la gripa, pero ahora la novedad es que tenía el estomago deshecho, no me alarmé tan rápido, pero al pasar el día me di cuenta que evidentemente también me enfermé de la panza... ¡FUUUUUUUML!. Lo único que pude hacer al respecto es tomar medicina para que "amarrara los cabos sueltos" (por no ponerme muy gráfico), tener un poco de suerte y rezar porque no empeorara.

Ahora sí, comenzamos.

Finalmente llegó el día. Después de tanto batallar y sin haber tenido mucho tiempo de planeación, era momento de volar a Tijuana al Tj Beer Fest y al aniversario de Stone. El jueves 14 de Agosto me levanté por ahí de las 6 a.m. para llegar con tiempo al aeropuerto y verme con Mudo de In Cervesio Felicitas, algo de tráfico en el camino pero llegué con tiempo, documenté maletas y nos fuimos a desayunar al Wings mientras llegaba la hora de nuestro vuelo. Platicamos sobre ideas y detalles del Capital Cerveza 2014, las nuevas IPAs de Albur y Propaganda que pronto llegarán al mercado, la cerveza edición especial del festival SKA WARS entre otros temas. Terminamos de desayunar y nos fuimos a la sala de abordar donde casualmente vimos a pura celebridad, estaba El Gran Silencio y Alejandro Castillo de Jumbo, ambos andaban en nuestro vuelo rumbo a Tijuana; antes de eso la raza de Inspector se fue en un vuelo más temprano para los mismos rumbos.

Abordamos el avión y caí dormido. Llegamos a Tijuana por ahí de las 10:30 a.m. Llegamos al hotel Caesars en el centro de la ciudad, dónde casualmente fue el lugar de origen de la famosa ensalada Cesar... por si andaban con el pendiente. Llegamos prácticamente a dormir/descansar un rato antes de que llegara el medio día para empezar a tomar en las cervecerías locales.

Ya por ahí de la 1 andábamos con mucha hambre y sed, así que nuestra primer parada fue en Mamut Brewery que está como a 1 1/2 cuadras del hotel. Nos perdimos un poco al buscar la entrada y cuando llegamos éramos de las primeras personas sin que hacer (más que tomar) a tan tempranas horas. Pedimos de comer una pizza de pulpo la cual resultó estar buenísima, aparte cada quién se comió un hotdog con salchicha y pan recién horneado, definitivamente Mamut tiene una deliciosa variedad de comida de calidad, bastante sabrosa y a un excelente precio, y claro, lo mismo con sus cervezas, todo a precios muy accesibles (ya quisiéramos tener esos precios y calidad en Monterrey). 

Resulta que Mamut tiene una amplia gama de estilos, los cuales son bastante buenos, el lugar es una mezcla del Iguanas de barrio antiguo y el Sierra Madre, lo mejor de ambos en un concepto muy interesante que da resultado en este gastro pub que también da cabida a la buena música y las artes. Ya que terminamos de comer apareció en la escena Juan José, brewmaster y dueño de Mamut; cruzamos palabras y se armó la plática que no tendría fin hasta dentro de un buen rato. Cabe mencionar que inicié probando una APA belga y posteriormente una IPA belga, ambas muy ricas, uno sabe que esperar cuando estos estilos americanos con levaduras belgas les da un buen giro. De ahí en delante fue creciendo la conversación y las cheves que había para degustar.

Juan nos contaba de sus inicios como brewmaster, inicialmente empezó trabajando dentro del negocio del vino, hasta que decidió abrirse camino en la cerveza artesanal junto a su esposa, nos contó de planes que tiene en mente para un futuro ampliar sus conocimientos en el medio y seguir creciendo en negocio. Seguíamos platicando y mientras tomaba una Rye IPA muy rica y refrescante; cabe mencionar que durante toda la plática nos daba que duró hasta las 4:30 p.m. Juan nos daba a probar samplers de 8oz. pasando desde weizen, black IPA, porter, stouts, imperiales stouts, IPAs... casualmente Mike Medina (Amante de la buena Cerveza) nos advirtió que seguro nos quería poner pedos, y en algún punto creo que estuvo muy cerca de lograrlo. Antes de partir tuvimos un pequeño tour por la cervecería.

Dieron las 4:30-5 p.m. regresamos al hotel e hicimos una corta parada muy cerca en el gastro pub Puerco y Pintas donde nos tomamos una pinta de una IPA de Cerveza Fauna. Regresamos al hotel a descansar un poco y porque no a hidrataron también, esperábamos a que dieran las 6-7 para que llegará Mike a sacarnos a pasear por los pubs de la ciudad. Llegó Mike por nosotros y nos dirigimos al famoso BCB Tasting Room, del cual ya me habían platicado comentarios bastante positivos respecto al gastro pub, y debo decir que eran todos más que ciertos.

Entramos, nos sentamos y de inmediato buscamos en el menú de aproximadamente 50 opciones que había de barril para empezar. La primer víctima en la lista fue la Go to IPA de Stone, una Session IPA muy tranqui, lo malo fue que aún tenía síntomas de la gripa y no tenía el gusto ni el olfato al 100. Seguíamos platicando y decidí armarme un flight con unas 8 cervezas, las cuales por desgracia no todas estaban disponibles, así que terminé probando 4, una Saison de Stone, una Citra Pale Ale de Wild Donkey Brewing Co., una Tank 7 Farmhouse Ale Saison de Boulevard Brewing Co. y una Delicious IPA de Stone. Debo decir que no pude disfrutarlas de la mejor manera debido a los síntomas de la gripe.

Pedimos unas botanas al centro, unas papas fritas y una tabla de carnes frías y quesos, a este punto se acercaba ya las últimas cheves de la noche y decidí irme por una deliciosa IPA Tower 10 de Karl Strauss Brewing Co. la cual empecé a disfrutarla un poco más. Las cervezas empezaban a ponerse pesadas, no se si fue por eso o simplemente fue el destino, pero justo enfrente de nuestra mesa encontramos al doble de Eslem. Después de el bizarro momento le siguió una Rampant Imperial IPA de New Belgium, y la última de la noche fue una Sculpin IPA de Ballast Point Brewing, definitivamente de las mejores IPA que he probado en la vida, y eso que no andaba al 100 para degustarla. Ya para cuando acabamos ya se me estaba volviendo a subir el porcentaje de alcohol en mi sangre, así que regresamos al hotel para terminar la noche, ya que mañana nos esperaban muchas más sorpresas en el TJ Beer Fest.

El resumen del día fue medido en grandes cantidades de cerveza y comida muy sabrosa, todo a un excelente precio y calidad sin dejar de lado las amistades que conocí, ¿qué me esperaba al día siguiente? no lo se, pero seguro iba a estar bastante bueno, así que estén al pendiente de la 2da parte de la crónica.