Tour of Awesome III - Capítulo 1

Finalmente tengo un poco de tiempo para empezar a escribir, en verdad, entre el jale, boda, cambiarse de depa y otras cosas me ha dejado muy poco margen para dedicarle al blog, pero bueno, vayamos directo a lo importante, leer qué tome, qué disfruté y qué tan pedo me puse (wait for it).

Desde el año pasado que tenía la ilusión de ir a tan dichoso tour que regresaba con grandes maravillas provenientes de cada individuo que asistía, y vaya que me daba mucha envidia, pero este 2015 por fin se hizo realidad. Como cada año (para los que no saben), mis amigos de In Cervesio Felicitas y con ayuda de nuestro otro amigo Amante de la Buena Cerveza se arman un tour cervecero que no baja de un 10, cada año aumentan nuevos destinos cerveceros (este año fueron 26 + un pilón) en San Diego y Tijuana, este año se agregó Ensenada, y vaya que fue un gran acierto; pero bueno, no la hagamos tanto de emoción y vayamos al grano (see what I did there?).

Preámbulo: La llegada a la tierra prometida - Jueves 2 de Julio 2015

Sucede que era necesario llegar un día antes ya que los vuelos del DF a Tijuana el mero día se complicaban, así que le hablé a Mike de Amante de la Buena Cerveza, el cual muy amablemente me recibió en el aeropuerto como 11:30 tarde (pinche DF tiene tráfico también en el aire), pasó por mi, y me llevó a unos buenos tacos llamados Frank, me eché dos de carne asada y uno de tripita, y finalmente como ya era evidentemente tarde y ninguna bar estaba ya abierto me llevó a mi hotel, debo decir que estaba muy cansado, ya que la chinga del jale más lo antes ya mencionado y el retraso me jodió un poco, tan pronto llegué al cuarto caí como bulto de malta.

Día 1 - Viernes 3 de Julio 2015

Me levanté temprano para darme un merecido baño y después ir al Oxxo por un desayuno para no empezar con la panza vacía, compré un burrito de birria y un café y regrese al cuarto, acabando hice el check out y esperé a Mike que pasó por mi junto con su madre y su comadre (muy buena onda y muy agradables señoritas). Llegamos al aeropuerto para recibir al resto de la raza y yo en especial de estar encantado de ver a los demás valientes esperaba con ansias a Keren (que desde al año pasado habíamos quedado en asistir al tour a como diera lugar), cabe mencionar que estaba muy ad hoc con mi vestimenta playera en chanclas, bermudas y camisa playera para los calores de allá, todos me decían de cosas, pero en el fondo se que tenían envidia de tan cómodo y guapo que me veía. Estábamos todos listos y subimos al camión de la felicidad que nos llevaría a lugares de aventura por la meca cervecera de San Diego, llegamos a la línea, bajamos a pata para el permiso e hicimos tiempo del otro lado para juntar al resto del grupo y empezar nuestro viacrucis. Ya todos juntos nos compramos unas chevecillas para empezar como el dios baco (o dionisio pa la banda) manda, unas Lagunitas IPA y Maximus IIPA mientras se armaba el relajo en el bus hacia nuestra primera parada en Karl Strauss.

Llegamos por ahí de la 1 aproximadamente, yo ya tenía hambre, así que no dudé en pedir una burger/sandwich de full pork acompañado de la recomendación de Eslem de la Salsa BBQ IPA, la cual le iba muy bien con la Red Trolly que pedí para acompañar, seguido de esa pedí la Session Mosaic IPA que todos pidieron y en verdad fue una grata y refrescante sorpresa, después le siguieron Wreck Alley Imperial Scout que estaba muy buena y unos tasters de las de temporada, Under The Stairs American Wild Ale, la cual la encontré sin mucho chiste y la galletóna del 26th Anniversary Belgian Dark Strong Ale para la digestión junto con la Bourbon Barrel Aged Wreck Alley en cask que estaba aún mejor que la normal, también pude probar la Pintail Pale Ale y la Karl Strauss Saison que estaban bueneras; lo se, empecé fuerte, y ese fue el primer gran error del primer día, pero ya llegaremos a eso.

El siguiente destino se encontraba en Modern Times, un lugar muy hospitalario que te invita a sentare cómodamente pedir una cerveza o cold brew nitrogenado de la casa y leer libros, platicar o admirar la cervecería y sus murales de post it y cómics. Ahí nos recibió Beer Jesus también conocido como Phil, él fue nuestro guía por su pedazo de cielo en la tierra, el cual ha estado creciendo muchísimo, y eso que aún no llegan a todo el territorio Californiano. De lo más interesante que probé (porque aquí también probé mucho) fue Lomaland Saison, Universal Friend Pinot Noir y también la Pinot Grigio (a Keren y a mí nos parecieron MUY buenas), una versión especial de Black House Oatmeal Stout con café, coco tostado y pedacitos de cacao, y por supuesto la Mega Black House Imperial Oatmeal Stout. La única cerveza que no disfruté fue la The Dancing Plague Berliner Weisse, esa acidez lactosa-salada simplemente no lo comprende mi paladar, necesito más práctica en ese estilo; como ya había estado tomando bastantito decidí tomar un cold brew de Black House nitrogenado al mismo tiempo de comprar una bolsa del mismo café que produce Moder Times usado en esas cervezas para disfrutarlo en el calor del hogar con mi playera del recuerdo.

De ahí el siguiente lugar de aventura fue el Tasting Room de Ballast Point en Little Itally. De un tiempo para acá me gusta bastante esta cervecería desde que descubrí su deliciosa Phatom hoppy lager, ese día supe que todas las lagers deberían ser así, aquí también me volví loco pidiendo muchos brebajes deliciosos, no diré todos por practicidad, pero de lo más destacable y memorable por su complejidad fue la Ve-lure Oatmeal Stout, una stout de avena muy clara roja, con sabores y aromas literales de pastel Velvet Cake del cual está inspirada, en verdad muy interesante; de ahí a destacar también la Longfin Helles Lager, Brother Levonian Saison, Habanero Sculpin super fresca y la Victory at Sea Imperial Porter. El lugar estaba muy concurrido y de buen tamaño con tienda de bellos souvenirs que querían irse conmigo a casa, finalmente solo se coló una playera de la ya deliciosamente mencionada Phatom.

Posteriormente el siguiente destino fue una sorpresa: Mission Brewery, en lo personal no me gusta esa cervecería en general, no he probado mucho de ellos, pero lo que he probado no me causa revoloteo, pero eso sí, debo de admitir que su planta está muy chingóna y es pet friendly, ahí me hice amigo de un pitbull muy buen pedo; llegó el momento del tour y yo ya andaba algo entradillo y la raza ni se diga, tengo un panorama general sin mucho detalle, solo recuerdo que una de las cheves que me gustó fue una hefeweizen; al regresar al autobús para el siguiente destino yo ya estaba cayendo en el abismo del cansancio-sueño-alcohól habían provocado en mi ser, así que dormí un ratito en lo que llegábamos a Council Brewing Company.

Ya en el último lugar de la lista yo ya andaba dando patadas de ahogado, recuerdo que probé algunas sours que me gustaron pero la verdad ya andaba más para el otro lado que en aptitudes decentes para apreciar (y recordar), ahí cenamos (algo rico asumo) y ya derrotado/s (contando a la demás raza) subimos al camión y caí como tronco a dormir. Después de un gran primer día me hubiera gustado estar más cuerdo en el último lugar para recordarlo mejor, pero esa es una deuda pendiente que espero saldar el próximo año.

Aprendizajes:

  • No ser aborazado
  • Pedir más tasters y menos pintas
  • Tomar más agua
  • Tomar más agua otra vez
  • Recordar leer este post días antes del tour del próximo año