Tour of Awesome III - Capítulo 3

Día 3 - Domingo 5 de Julio 2015

Y al 3er día se levantó de su tumba para reencarnar en vida… y tomar una Beer Geek Speedway Stout colaboración de Alesmith & Mikkeller, palabras más, palabras menos, así fue como despertamos, y que manera de despertar, una gran cerveza con café Kopi Luwak que nos abrió el apetito y la sed mañanera gracias al obsequio de Mike Amante de la Buena Cerveza; mientras ya estábamos listos con el uniforme oficial para nuestra partida a los campos Eliseos de Stone Brewing World Bistro & Gardens, así que subimos a la carroza y fuimos a la tierra prometida.

Llegamos a Stone un poco temprano, mientras platicábamos y compartimos unos con otros que tan crudos estábamos, hasta que en punto de las 11 a.m. se abrieron las grandes puertas de madera para darnos la bienvenida (todo se iluminó), entramos y nos asombramos con la bonita decoración del lugar y nos fuimos directo a los souvenirs, tantas cosas y uno no sabiendo que comprar; en eso llegó Nickie Peña, encargada del área de Marketing, quien nos daría el tour por la enorme planta. Arrancó el tour y empezó como lo habitual, información general de cómo se hace la cerveza, ingredientes, ver/probar los insumos, etc. de ahí pasamos a la cámara fría donde almacenan los lúpulos, y seguido del recorrido por los fermentadores (y yo pensando que Green Flash estaba grande), la cantidad era impresionante (alrededor de 80, si mal no recuerdo), de ahí solo acabamos de recorrer la primera parte, nos comentó Nickie que la cerveza es transportada por unas tuberías subterráneas hacia el siguiente edificio, ahí se realiza el embotellado/embarrilado y tener todo listo en almacén para la transportación, la maquinaria era lo bastante sofisticada y automatizada para sorprendernos de la increíble cantidad de cerveza que produce Stone.

Después del tour, regresamos a la tienda de souvenirs para probar unos tasters de algunas cervezas, Stone Go To IPA, una buena y refrescante Session IPA para arrancar, de ahí brincamos a la Pale Ale 2.0, yo con gran expectativa estaba muy ansioso de probar el re-fresh que le dieron, que en realidad para mi fue más un bajón, ya que la receta la siento más tradicional, se sentía ausente el lúpulo característico de la receta original, pero bueno, no era nada que me quitara el sueño, simplemente prefiero la anterior. Seguimos con la deliciosa Smoked Porter y terminamos con la Delicious IPA (que en otra ocasión la encontré más deliciosa) que por alguna razón (o será que no recuerdo esto antes) había como a algo de hierbabuena o algo parecido; después de probar las chevesillas ya se abría el apetito y la sed, así que pasamos al área de restaurante que está muy chingón en decoración, ambiente, comida, cerveza y una vista muy chida en el exterior que te invita a relajarte y disfrutar. Nos sentamos todos en nuestra mesa de piedra y revisamos la carta de comida/bebida solo para empezar a salivar y tener una difícil decisión de qué te vas a atascar en la cara, al final me decidí por un Mac&Cheese y unos tacos de pato que se me había antojado desde el 18 Aniversario de Stone el año pasado. Para acompañar y hacer espera de los platillos decidí pedir varios tasters de Sour beers: Supplication y Sanctification de Russian River, unas cheves que les traía ya muchas ganas, y que no decepcionaron en lo absoluto, aunque de las dos me gustó más la segunda, después seguimos con la Devil’s Advocate y la Dark Pumpkin Sour de Almanac que resultaron bastante interesantes, por ahí perdí la cuenta de otras Sour que me dieron a probar de parte de Firestone Walker; ya cuando llegó la comida decidí acompañarla con una pinta de la deliciosa RuinTen que hacía buen maridaje con lo caramelizado del pato y el queso y trozos de tocino del Mac&cheese. Ya terminando de comer deambulamos tantito por los jardines del lugar y la tienda de souvenirs para comprar una Enjoy After IPA con Brett, una Wootstout 3.0 (que se perdió en el viaje quién sabe como) y una Points Unknown IPA Colaboración de Stone/Ecliptic/Wicked Weed y también una playera del recuerdo.

Stone Beer Gardens

Ya más que satisfechos nos dirigimos a Lost Abbey/Port Brewing, lugar que no prometía menos que el anterior, y aunque no fue el caso, si hubo un por menor al darnos cuenta que muchos de sus taps estaban ya agotados :( Sin embargo, no fue motivo para estar tristes, ya que en la casa del dios de los Brettanomyces había aún muchas otras opciones para probar, así que me fui directo por la Avant Garde Bière de Garde y Keren con la Port Pilz de Port Brewing, bastante sabrosas y refrescantes, de ahí fui escalando en intensidades, así que después de la Carnevale Saison que estaba deliciosa siguió la galletona Serpent’s Stout, robusta, tostada y muy bien balanceada. Como ya andábamos en terrenos oscuros decidí tomar un taster de la clásica y no menos buena Old Viscosity de Port Brewing, después empezamos a bajarle un poco y a campechanear con unos shots de H2O, la Board Meeting American Brown Ale y Shark Attack Double Red Ale fueron geniales y también la Red Barn Saison de Lost Abbey, al final de todo fue una gozadera.

El siguiente destino sorpresa era Toolbox Brewing Co. que se venía discutiendo si se incluía o no desde el primer día, ya que es la primer cervecería en San Diego (y si no me equivoco en todo EUA) en especializarse en hacer únicamente Sours y con Brett, al final sucedió y fue una muy grata sorpresa que agradecí bastante, esta cervecería tiene poco en el mercado y su producción es pequeña y muy limitada, la mayoría se vende por internet en cuestión de minutos. Las cervezas sour empezaron a enamorarme el año pasado (la Cherry Sour Barrelaged del Bosiger aka Sótano Suizo) que fui al Festival de Tijuana/18 Aniversario de Stone, y desde entonces ha sido una búsqueda implacable para seguir probando este estilo que difícilmente puedes encontrar fuera de Baja California o EUA, ya que es muy particular por su acidez y es difícil para el público general el apreciar estas cervezas majestuosas (lo bueno es que a Keren le encantaron <3), espero no tarde mucho tiempo en que el resto del país se contagie de la emoción de tomarlas. Pero bueno, el lugar estaba medianamente concurrido y tenían varias opciones que ofrecer, en general para mi fueron las mejores sours del viaje, de mis favoritas del lugar fueron la Grass Fed Lettuce Dry-Hopped Sour Blonde Wild Ale, Berry Bewitching Sour Blonde Wild Ale w/Raspberries, Asole Honey Artisanal Wild Ale, SweetBabyTrey Farmhouse Brett, The Carlton Sour Blonde Wild Ale w/Blackberries y Mini Mudder Milk Stout; realmente ahí si mal no recuerdo probé todas, y la verdad es que estaban muy buenas, es una cervecería altamente recomendada si andan por aquellos rumbos.

Toolbox Brewing Co.

Después de tanta acidez tocaba algo más postrero, nuestro último destino en San Diego fue Belching Beaver, una cervecería que tiene relativamente poco tiempo (2012) pero que tiene muy buenas cervezas, en especial una me enamoró en una cata de Stouts que organizaron los amigos de In Cervesio, la deliciosa Peanut Butter Milk Stout <3. El lugar estaba acogedor, mostraba su pequeña planta (comparada con Stone/Greenflash), una barra, mesas y un área de terraza, ahí Keren decidió irse por las de trigo para empezar, ella pidió la Me So Honey y The Passion of the Weiss (ambas) American Pale Wheat Ale, las cuales estaban muy buenas y refrescantes con un toque mágico de lúpulo, yo me decidí empezar con la Berry Tart Sour Ale (aún salivaba por las anteriores de Toolbox) y después seguí con la Great Lei IPA con Coco y Piña que estaba muy buena, y finalmente cerramos con la ya antes mencionada Peanut Butter Milk Stout; para finalizar el recorrido en el lugar pasamos al baño a cambiarle el agua a las aceitunas y de pasada a tomarnos la foto con la mascota de la cervecería.

Era tiempo (por desgracia todo lo bueno tiene un final) de dejar San Diego y regresar a Tijuana para seguir el tour, así que con lágrimas de malta subimos al turibus que nos llevaría al siguiente destino del otro lado del río: El Tigre Bar, realmente ahí no llegamos a un solo destino en particular, ya que en la Plaza Fiesta es donde se concentra el mayor número de tasting rooms de cervecerías en todo el país, y la fiesta apenas comenzaba. En El Tigre probamos varias cervezas locales donde probamos varias cervezas de Lúdica Artesanal, las que más me gustaron fueron la Pinball American Pale Ale y la Witbier #White. Literal con tantos tasting rooms no pudimos ir a todos, pero de los que no me podía perder era el de Insurgente (que desgraciadamente aún no abría sus puertas), el de Mamut (que no me dio tiempo de ir, pero que en su otra sucursal la pasé genial el año pasado link), pero sí pudimos darnos la vuelta al de Fauna, su local está muy cómodo y me recordó a esas tabernas de fábulas ancestrales donde la decoración de las características ilustraciones fantásticas adornaban el lugar.

Evidentemente ahí me puse loco (otra vez) y decidí pedir de todo lo que no había probado que tenía en barril, las cervezas no decepcionaron, y de mis favoritas del lugar fueron Hoffman Saison en Barrica, Mondragona Saison, Armadillo American Pale Wheat Ale, Pachamama Stout (siento que le faltó un poco de cuerpo, pero estaba deliciosa), y la guest beer Spilled Milk Stout de Benton Brewing (igual le faltaba un poco de cuerpo, pero muy sabrosa). Ya después de haber explorado un poco la plaza a Keren y a mí nos dió hambre, así que fuimos al Sótano Suizo, un lugar que varía entre lo ecléctico-antiguo-moderno y que es bastante acogedor desde la primera vez que lo visité el año pasado; nos tocó un poco de mala suerte al momento que nos informaron que se había agotado la cerveza de la casa, pero eso no nos quitaba el hambre que veníamos haciendo, así que pedimos el famosísimo y el más enorme hotdog (y entre los más deliciosos y majestuosos) que hemos comido en la vida, un verdadero manjar artesanal que no deben dejar pasar si tienen la oportunidad.

Y fue así que terminó nuestro largo día de manjares y deleites sensoriales, y si mal no recuerdo fue el día que tomamos más (por lo menos yo), solo que en esta ocasión la práctica y dedicación de apegarme a los aprendizajes de los días anteriores dio frutos y llegamos en buenas condiciones al hotel, así que llegamos directo a descansar, pues al día siguiente nos esperaba una última aventura en un nuevo destino: Ensenada.

Aprendizajes:

  • No ser aborazado
  • Pedir más tasters y menos pintas
  • Tomar más agua
  • Tomar más agua otra vez
  • Repetir los pasos al día siguiente