Tour of Awesome III - Capítulo 4

Pues aquí andamos en sábado dándole por fin (ahora que tengo algo de tiempo) una resolución a lo que fue el mejor viaje que pude hacer en el 2015: Tour of Awesome III a cargo de mis amigos de In Cervesio Felicitas y Amante de la Buena Cerveza, que también de cierta manera fue "la luna de miel" de Keren y yo, ya que no nos alcanza el tiempo para dicha costumbre cuando uno se casa, pero fuera de eso, ir en buena compañía con personas y amigos con la misma finalidad (disfrutar de unas buenas cervezas) resultó ser algo que nos encantó, y que seguro repetiríamos el próximo año (la "2da luna de miel").

Día 4 - Lunes 6 de Julio 2015

Wendlandt

Pero bueno, empecemos con lo bueno, el día de hoy nos levantamos muy animados (algo tristes también) para nuestro último destino del tour, y como hoy tocaba echarse la vuelta a Ensenada salimos muy temprano, subimos al bus del placer y arrancamos, algunos durmieron, otros tomaron unas cheves (Tecate Light... quemado raza :P) durante el viaje que daba mucho que admirar en tan bello paisaje costero. Después de aproximadamente hora y media llegamos a la planta de Wendlandt, justo enfrente de la playa, el lugar se veía bastante agradable, y al entrar nos recibió Gabriela Corona, que fue la encargada de hablarnos un poco de la historia de la cervecería y nos guió en los tasters que nos servían, las cervezas eran espectaculares y sumamente frescas, también probamos una IPL (India Pale Lager) en colaboración con Pizza Port, la cual estaba increíble, más lagares de estas por favor; si yo tengo a Wendlandt como una de mis cervecerías top de México, imagínense cual habrá sido el agrado de probarlas ahí; también en ese momento estaban envasando su deliciosa IPA Perro de Mar, a la cual no pude resistir pedir que me dieran una pinta directo del beer gun para continuar con la frescura. La planta es realmente pequeña, pero eso no le quita que esté muy bien equipada, todo muy bien ordenado y pulcro, un lugar digno de admirar y disfrutar, ya que la calidad de esta cervecería no es en vano, para esto, llegó Don Álvaro Romero, padre de Eugenio (Maestro cervecero de Wendlandt) y nos empezó a dar un pequeño tour de las antiguas instalaciones dentro de la misma planta, y también nos contaba sobre los inicios y planes a futuro de la cervecería sobre empezar a hacer cervezas especiales y de temporada en barricas, casualmente ya tenían disponible la Saison Du Barrica, añejada durante un año en barricas de roble francés y americano, además de estar fermentada con levadura belga y Brettanomyces; esta cerveza debutará en Cerveza México (y no me queda duda de que seguro ganarán varios premios), ya les contaremos cómo está cuando hagamos el review ;)

La siguiente parada no tenía menos expectativas que la anterior, así que llegamos con todas las ganas (y el hambre) a la cervecería-tasting room de Agua Mala. El lugar se veía muy chingón y particular respecto al contexto desolado de la costa, ya que la construcción está basada en contenedores marítimos, lo cual va muy ad hoc, ahí nos recibió Nathanel (o Natha para la banda) uno dueños y maestro cervecero de la misma, él nos dio el tour por las instalaciones mientras nos contaba sobre los procesos e inicios dentro del negocio (historias muy interesantes que deberían de escuchar en persona), justo nos mostraba la planta y estaban filtrando Mako Pale Ale, así que nos invitó a probarla sin filtrar, de ahí nos pasamos a la parte superior donde se ubica el tasting room, el cual tiene una vibra y una vista espectacular, el ambiente ideal para disfrutar lo que te vas a tragar y tomar. Ahí fue cuando Natha nos contó esas historias interesantes que les decía, su oficio anterior como biólogo marino y la pesca dio como resultado varios nombres de las etiquetas y de la misma cervecería, nos contaba que la marea roja se debió a causa de un fenómeno marítimo de unos animalejos que dan ese color al océano, o el origen de la Mako, que comprendía en entrar a las redes de pesca de atún para sacar los tiburones de las redes, y su famosa Astillero tiene origen de ser el primer lugar donde empezaron a vender su cheve.

Así que después de la interesante plática mientras desgastábamos el resto de las cheves nos invitó a que le entráramos a los platillos de la casa, aunque en lunes no abre el tasting room nos hizo gran favor al abrirlo prácticamente exclusivo, y lo agradecemos mucho, ya que la bebida y comida era MUY buena. Todo se nos antojaba, pero al fina nos decidimos a probar el ceviche con leche de coco, el salpicón de rib eye y la hamburguesa de cordero... todo estaba super bueno, neta muy buena cocina la que se manejan, aparte varios de los ingredientes son crecidos ahí mismo en sus huertos. Hablando de las cervezas (que por obviedad fueron muchas) todas estaban muy frescas y deliciosas, así que no les hablaré de las de linea porque seguro ya las conocen (y si no, deberían), una de las que más me gustó fue la versión Nitro de Mantarraya Oatmel Stout con mucha cremosidad, la Wit con Chile Morita le dabe un buen toque en sabor y ligero pero presencial chile que combinaba muy interesante, la ahumada Humo Porter, Garibalidi Witbier, pero la que más me gustó fue la Bacalao Negro, una Bourbon Barrel Aged Stout que estaba... ¡de no mames!, sumamente fácil de tomar pero con una buena complejidad, mu suave, notas a madera, sedosa, nada alcohólica, suave bourbon, malas tostadas, todo muy balanceado, un must que no pueden perderse estando ahí. Después de toda la tragadera y tomadera (una experiencia religiosa diría yo) estábamos por retirarnos (aunque yo la verdad no quería irme) de vuelta para Tijuana, ya que aún había muy buenos lugares por visitar, subimos a la van del placer y nos regresamos nuevamente admirando el bello paisaje costero.

Llegamos a Tijuana directo a Border Psycho, ahí no se encontraba Roberto, pero Ramón nos recibió para explicarnos de la reciente expansión de la cervecería, ahí en la entrada acababan de acomodar los nuevos fermentadores porque ya no daban abasto, así que aumentaron su capacidad. Ramón (Maestro cervecero de Border Psycho) nos fue guiando conforme nos iban dando a probar de sus cheves y nos contaba otras ocurrencias que tenía que quería implementar en futuras cheves, así que nos dio a probar una de su stash personal, una American Wheat con Sorachi Ace, muy refrescante y con un buen carácter lupuloso que agradece el paladar. Ya después de probar sus 7 cheves de línea más el pilón ya sentíamos los efectos colaterales, así que pasamos a despedirnos y a beber agua para llegar el próximo destino en Insurgente.

Llegamos a Insurgente en sus nuevas instalaciones donde nos esperaba Diego Salas e Iván Ríos (Brewmasters de Insurgente); hablando de las instalaciones, la verdad les está quedando muy chingón el lugar, bien pinshi bonito y bien aprovechado el lugar que aún le faltan algunos detalles pero no por eso es menos bonito. Entrando te encuentras con el lugar de la magia detrás de un enorme portón, de todas partes puedes ver la planta, así que cuando esté terminado podrás ver a los maestros en acción durante su jornada laboral mientras te tomas unas cheves. Diego e Iván nos dieron la vuelta por el lugar y nos explicaron los planes a futuro con las adecuaciones faltantes, donde ya tiene funcionando un laboratorio de pruebas y levaduras, y en la terraza habrá una gran vista para disfrutar con una buena cheve; también nos dieron a probar las cheves de linea recién embotelladas (salivando) mientras nos contaban sobre los inicios de la cervecería y planes a futuro, uno de esos planes es el tasting room en Plaza Fiesta que por desgracia no alcanzamos a ver porque le faltaban unas semanas para la inauguración, ya será el próximo año, aprovecharon para contarnos de algunas cheves que piensan sacar más delante y Diego nos dio a probar una homebrew Session IPA que estaba muy coqueta. Justo en ese momento estaban fermentando la 3 Cabras la cual aún le faltaban algunos añadidos pero la probamos así como estaba para no quedarnos con las ganas de lo que será esa variante de la misma. Con mucha tristeza nos despedimos de los muchachos para ir a nuestro último destino, pero no sin antes darnos un bomber bastante fresco de La Lupulosa, que ahora solo se venden en esa presentación en EUA #win. Nos veremos el próximo año amigos.

Para el último acto nos dimos cita en el BCB Tasting Room, un lugar que conocí el año pasado cuando visité Tijuana, el lugar está muy chido, la comida muy rica y con un gran surtido de cervezas en tap, lata y botella, nos sentamos todos a conbeber y platicar mientras esperábamos la comida, la cual tuvo el pormenor que algunos les trajeron ya muy tarde o fría la comida, por fortuna mi hamburguesa de cordero no tardó mucho y estaba muy buena, justa para acompañar con una Tripel de Allagash. Por ahí seguimos platicando un rato hasta que fue tiempo de partir y darle fin al tour (cosa que nadie quería que pasara), regresamos al hotel para descansar, pues al día de mañana tocaba partir a sus respectivos orígenes para volver a la (triste) realidad.

¿Qué aprendimos del tour?, aprendimos que hay que hidratarse más, aunque la cerveza en su mayoría es a base a de agua no le quita que tengamos que hacerle el feo al H2O, beber en tasters te dará más posibilidades de probar muchas cosas y estar más al tanto de que tan pedo te vas poniendo. Definitivamente fue EL viaje del año, muy bien organizado por parte de mis amigos de ICF y Mike, todo fue increíble, desde las buenas compañías, lugares, cervecerías y en general es un tour que no deberían perderse si les interesa mucho el mundo de la cerveza, ya que lo que vas a probar difícilmente podrás encontrarlo en México y mucho menos así de fresco, espero el próximo año con muchas ganas (porque sed tenemos todos los días), mientras tanto viviremos del recuerdo de los buenos recuerdos y hasta la próxima.

NOTA

Para la raza que esté emocionada por ir al próximo tour, vayan separando la fecha y pidiendo permiso en sus jales, porque del 15 al 19 de Julio del 2016 serán las fechas para el #beerlievers Tour of Awesome Vol. 4: A New Hop, estén pendientes en las redes de Crónicas de Malta, Amante de la Buena Cerveza e In Cervesio Felicitas.

Tour of Awesome III - Capítulo 3

Día 3 - Domingo 5 de Julio 2015

Y al 3er día se levantó de su tumba para reencarnar en vida… y tomar una Beer Geek Speedway Stout colaboración de Alesmith & Mikkeller, palabras más, palabras menos, así fue como despertamos, y que manera de despertar, una gran cerveza con café Kopi Luwak que nos abrió el apetito y la sed mañanera gracias al obsequio de Mike Amante de la Buena Cerveza; mientras ya estábamos listos con el uniforme oficial para nuestra partida a los campos Eliseos de Stone Brewing World Bistro & Gardens, así que subimos a la carroza y fuimos a la tierra prometida.

Llegamos a Stone un poco temprano, mientras platicábamos y compartimos unos con otros que tan crudos estábamos, hasta que en punto de las 11 a.m. se abrieron las grandes puertas de madera para darnos la bienvenida (todo se iluminó), entramos y nos asombramos con la bonita decoración del lugar y nos fuimos directo a los souvenirs, tantas cosas y uno no sabiendo que comprar; en eso llegó Nickie Peña, encargada del área de Marketing, quien nos daría el tour por la enorme planta. Arrancó el tour y empezó como lo habitual, información general de cómo se hace la cerveza, ingredientes, ver/probar los insumos, etc. de ahí pasamos a la cámara fría donde almacenan los lúpulos, y seguido del recorrido por los fermentadores (y yo pensando que Green Flash estaba grande), la cantidad era impresionante (alrededor de 80, si mal no recuerdo), de ahí solo acabamos de recorrer la primera parte, nos comentó Nickie que la cerveza es transportada por unas tuberías subterráneas hacia el siguiente edificio, ahí se realiza el embotellado/embarrilado y tener todo listo en almacén para la transportación, la maquinaria era lo bastante sofisticada y automatizada para sorprendernos de la increíble cantidad de cerveza que produce Stone.

Después del tour, regresamos a la tienda de souvenirs para probar unos tasters de algunas cervezas, Stone Go To IPA, una buena y refrescante Session IPA para arrancar, de ahí brincamos a la Pale Ale 2.0, yo con gran expectativa estaba muy ansioso de probar el re-fresh que le dieron, que en realidad para mi fue más un bajón, ya que la receta la siento más tradicional, se sentía ausente el lúpulo característico de la receta original, pero bueno, no era nada que me quitara el sueño, simplemente prefiero la anterior. Seguimos con la deliciosa Smoked Porter y terminamos con la Delicious IPA (que en otra ocasión la encontré más deliciosa) que por alguna razón (o será que no recuerdo esto antes) había como a algo de hierbabuena o algo parecido; después de probar las chevesillas ya se abría el apetito y la sed, así que pasamos al área de restaurante que está muy chingón en decoración, ambiente, comida, cerveza y una vista muy chida en el exterior que te invita a relajarte y disfrutar. Nos sentamos todos en nuestra mesa de piedra y revisamos la carta de comida/bebida solo para empezar a salivar y tener una difícil decisión de qué te vas a atascar en la cara, al final me decidí por un Mac&Cheese y unos tacos de pato que se me había antojado desde el 18 Aniversario de Stone el año pasado. Para acompañar y hacer espera de los platillos decidí pedir varios tasters de Sour beers: Supplication y Sanctification de Russian River, unas cheves que les traía ya muchas ganas, y que no decepcionaron en lo absoluto, aunque de las dos me gustó más la segunda, después seguimos con la Devil’s Advocate y la Dark Pumpkin Sour de Almanac que resultaron bastante interesantes, por ahí perdí la cuenta de otras Sour que me dieron a probar de parte de Firestone Walker; ya cuando llegó la comida decidí acompañarla con una pinta de la deliciosa RuinTen que hacía buen maridaje con lo caramelizado del pato y el queso y trozos de tocino del Mac&cheese. Ya terminando de comer deambulamos tantito por los jardines del lugar y la tienda de souvenirs para comprar una Enjoy After IPA con Brett, una Wootstout 3.0 (que se perdió en el viaje quién sabe como) y una Points Unknown IPA Colaboración de Stone/Ecliptic/Wicked Weed y también una playera del recuerdo.

Stone Beer Gardens

Ya más que satisfechos nos dirigimos a Lost Abbey/Port Brewing, lugar que no prometía menos que el anterior, y aunque no fue el caso, si hubo un por menor al darnos cuenta que muchos de sus taps estaban ya agotados :( Sin embargo, no fue motivo para estar tristes, ya que en la casa del dios de los Brettanomyces había aún muchas otras opciones para probar, así que me fui directo por la Avant Garde Bière de Garde y Keren con la Port Pilz de Port Brewing, bastante sabrosas y refrescantes, de ahí fui escalando en intensidades, así que después de la Carnevale Saison que estaba deliciosa siguió la galletona Serpent’s Stout, robusta, tostada y muy bien balanceada. Como ya andábamos en terrenos oscuros decidí tomar un taster de la clásica y no menos buena Old Viscosity de Port Brewing, después empezamos a bajarle un poco y a campechanear con unos shots de H2O, la Board Meeting American Brown Ale y Shark Attack Double Red Ale fueron geniales y también la Red Barn Saison de Lost Abbey, al final de todo fue una gozadera.

El siguiente destino sorpresa era Toolbox Brewing Co. que se venía discutiendo si se incluía o no desde el primer día, ya que es la primer cervecería en San Diego (y si no me equivoco en todo EUA) en especializarse en hacer únicamente Sours y con Brett, al final sucedió y fue una muy grata sorpresa que agradecí bastante, esta cervecería tiene poco en el mercado y su producción es pequeña y muy limitada, la mayoría se vende por internet en cuestión de minutos. Las cervezas sour empezaron a enamorarme el año pasado (la Cherry Sour Barrelaged del Bosiger aka Sótano Suizo) que fui al Festival de Tijuana/18 Aniversario de Stone, y desde entonces ha sido una búsqueda implacable para seguir probando este estilo que difícilmente puedes encontrar fuera de Baja California o EUA, ya que es muy particular por su acidez y es difícil para el público general el apreciar estas cervezas majestuosas (lo bueno es que a Keren le encantaron <3), espero no tarde mucho tiempo en que el resto del país se contagie de la emoción de tomarlas. Pero bueno, el lugar estaba medianamente concurrido y tenían varias opciones que ofrecer, en general para mi fueron las mejores sours del viaje, de mis favoritas del lugar fueron la Grass Fed Lettuce Dry-Hopped Sour Blonde Wild Ale, Berry Bewitching Sour Blonde Wild Ale w/Raspberries, Asole Honey Artisanal Wild Ale, SweetBabyTrey Farmhouse Brett, The Carlton Sour Blonde Wild Ale w/Blackberries y Mini Mudder Milk Stout; realmente ahí si mal no recuerdo probé todas, y la verdad es que estaban muy buenas, es una cervecería altamente recomendada si andan por aquellos rumbos.

Toolbox Brewing Co.

Después de tanta acidez tocaba algo más postrero, nuestro último destino en San Diego fue Belching Beaver, una cervecería que tiene relativamente poco tiempo (2012) pero que tiene muy buenas cervezas, en especial una me enamoró en una cata de Stouts que organizaron los amigos de In Cervesio, la deliciosa Peanut Butter Milk Stout <3. El lugar estaba acogedor, mostraba su pequeña planta (comparada con Stone/Greenflash), una barra, mesas y un área de terraza, ahí Keren decidió irse por las de trigo para empezar, ella pidió la Me So Honey y The Passion of the Weiss (ambas) American Pale Wheat Ale, las cuales estaban muy buenas y refrescantes con un toque mágico de lúpulo, yo me decidí empezar con la Berry Tart Sour Ale (aún salivaba por las anteriores de Toolbox) y después seguí con la Great Lei IPA con Coco y Piña que estaba muy buena, y finalmente cerramos con la ya antes mencionada Peanut Butter Milk Stout; para finalizar el recorrido en el lugar pasamos al baño a cambiarle el agua a las aceitunas y de pasada a tomarnos la foto con la mascota de la cervecería.

Era tiempo (por desgracia todo lo bueno tiene un final) de dejar San Diego y regresar a Tijuana para seguir el tour, así que con lágrimas de malta subimos al turibus que nos llevaría al siguiente destino del otro lado del río: El Tigre Bar, realmente ahí no llegamos a un solo destino en particular, ya que en la Plaza Fiesta es donde se concentra el mayor número de tasting rooms de cervecerías en todo el país, y la fiesta apenas comenzaba. En El Tigre probamos varias cervezas locales donde probamos varias cervezas de Lúdica Artesanal, las que más me gustaron fueron la Pinball American Pale Ale y la Witbier #White. Literal con tantos tasting rooms no pudimos ir a todos, pero de los que no me podía perder era el de Insurgente (que desgraciadamente aún no abría sus puertas), el de Mamut (que no me dio tiempo de ir, pero que en su otra sucursal la pasé genial el año pasado link), pero sí pudimos darnos la vuelta al de Fauna, su local está muy cómodo y me recordó a esas tabernas de fábulas ancestrales donde la decoración de las características ilustraciones fantásticas adornaban el lugar.

Evidentemente ahí me puse loco (otra vez) y decidí pedir de todo lo que no había probado que tenía en barril, las cervezas no decepcionaron, y de mis favoritas del lugar fueron Hoffman Saison en Barrica, Mondragona Saison, Armadillo American Pale Wheat Ale, Pachamama Stout (siento que le faltó un poco de cuerpo, pero estaba deliciosa), y la guest beer Spilled Milk Stout de Benton Brewing (igual le faltaba un poco de cuerpo, pero muy sabrosa). Ya después de haber explorado un poco la plaza a Keren y a mí nos dió hambre, así que fuimos al Sótano Suizo, un lugar que varía entre lo ecléctico-antiguo-moderno y que es bastante acogedor desde la primera vez que lo visité el año pasado; nos tocó un poco de mala suerte al momento que nos informaron que se había agotado la cerveza de la casa, pero eso no nos quitaba el hambre que veníamos haciendo, así que pedimos el famosísimo y el más enorme hotdog (y entre los más deliciosos y majestuosos) que hemos comido en la vida, un verdadero manjar artesanal que no deben dejar pasar si tienen la oportunidad.

Y fue así que terminó nuestro largo día de manjares y deleites sensoriales, y si mal no recuerdo fue el día que tomamos más (por lo menos yo), solo que en esta ocasión la práctica y dedicación de apegarme a los aprendizajes de los días anteriores dio frutos y llegamos en buenas condiciones al hotel, así que llegamos directo a descansar, pues al día siguiente nos esperaba una última aventura en un nuevo destino: Ensenada.

Aprendizajes:

  • No ser aborazado
  • Pedir más tasters y menos pintas
  • Tomar más agua
  • Tomar más agua otra vez
  • Repetir los pasos al día siguiente


 

Tour of Awesome III - Capítulo 2

Día 2 - Sábado 4 de Julio 2015

Coronado Brewing Co.

Después de una merecida descansada y refrescada del baño matutino, estábamos listos para partir al 2do día de aventuras en el reino mágico de California, nos preparábamos para zarpar en las aguas frescas de colores dorados y oscuros, donde las sirenas son muy reales y te seducen con sus potajes hasta comer tu alma, exacto, nuestro primer destino se encontraba en Coronado Brewing. Era un buen sábado que pretendía estar con mucho movimiento debido al Día de la Independencia de nuestro vecino país, pero con sorpresa nos dimos cuenta al atravesar el umbral de la entrada de: es muy temprano y por eso no hay nadie, o somos los únicos borrachos a estas horas, cualquiera de las dos es válida.

Nos sentamos en la barra Keren, yo, y el resto de la tripulación, cada quién a satisfacer su sed personal. Como el día anterior había tomado desmesuradamente hoy tenía como objetivo llegar cuerdo hasta el final, así que empecé leve con una Silver Stardar Saison (tal cual como su nombre, muy standard) y algo más célebre e interesante, la Señor Saison con jalapeño y piloncillo, la cual encontré muy refrescante, con un buen aroma y un ligero retrgusto a jalapeño, el piloncillo no lo detecté, esta se me antojaba como para unos nachos bien groseros con chilli beans, de ahí hubo algunos otros tasters de varios estilos que no me fueron muy relevantes, por el contrario, si hubo algo que me gustó mucho fue la Barrel Aged Old Scallywag, una American Barleywine muy sabrosa aunque con un final evidente alcohólico, buenos toques de bourbon, maderas, melazas y tostados dulces. Tomamos y exploramos un poco el lugar hasta que zarpamos al siguiente lugar, como estábamos por enfrentar grandes batallas tuvimos que visitar al herrero para armarnos (y no solo de valor).

Llegamos a Alesmith, una gran cervecería con mucho crecimiento, tanto así que seguro esta será la última visita en su ubicación actual ya que muy cerca tendrán su nueva planta, y la anterior quedará en las manos del gitano que todos amamos: Mikkeller, así que en unos meses esperemos entren ambos en operación y esperaremos más de sus increíbles colaboraciones, y también para visitarlo en el tour del próximo año (can’t wait!). Meren y yo nos acercamos a la barra para ordenar nuestros tasters, ella le gusta mucho las pa ale, así que acordamos en que ella pedía las más tranquis y yo las más rudas. La Cream Ale estaba muy refrescante para empezar, y de ahí me brinqué del otro lado del espectro con Decadence 2014, mi primera Wheat Wine, básicamente un Barleywine hecho con trigo, y vaya que estaba poderoso y con notas muy complejas, buscaré más de este estilo en un futuro.

Regresé a bajarle la intensidad con la clásica pero no menos deliciosa San Diego Pale Ale .394 y le volví a subir con su hermana mayor versión Imperial Pale Ale llamada Hall of Fame .394, aún mejor pero con un acento más dulce. Sorprendido me quedé con la Nut Brown Barrel Aged, todos los indicios iban a que fuese una cerveza muy fuerte, pero todo lo contrario, con 5% de alcohol esta cerveza tenía un cuerpo medio robusto, aromas y sabores complejos a nuez moscada, maderas y Bourbon, todo muy bien balanceado e ideal para maridar un platillo navideño, altamente recomendada. Le seguimos con la Old Numbskull American Barleywine bastante buena y compleja que mejoraba conforme se templaba; también la Wee Heavy traía mucho en el morral. Mientras tomábamos dio la hora del tour por su planta, una planta mediana o pequeña si la comparamos con muchísimas que hay en San Diego, pero eso no les resta ni tantito con sus excelentes brebajes todo pasa a cuestión de perspectivas, mientras nosotros muy interesados en sus procesos yo acompañaba la tertulia con la deliciosamente increíble Speedway Stout <3.

El siguiente destino de altamar se encontraba donde el horizonte marítimo y el cielo se juntan al anochecer, y es ahí donde el fenómeno sucede: Green Flash. Llegamos y nuevamente nos encontrábamos con la cervecería/tasting room prácticamente para nosotros, la planta es enorme, ahí no tomamos el tour, pero nos dimos el tiempo de admirar el lugar, así que después de haber tomado mucha agua y algunas selfies en su booth estábamos listos para degustar. Empezamos con una ligera pero refrescante y deliciosa East Village Pilsner, seguida de una Beach House Ale Witbier bastante buena. Sucede que Alpine es distribuida por Green Flash, así que dada la oportunidad y las buenas lecturas que he leído al respecto, fue más que natural el probarlas, la Alpine Pale Ale muy refrescante y balanceada y la Nelson IPA más interesante; tomé otras más de Green Flash, y de las que me gustaron mucho fueron la Passion Fruit Kicker, una White IPA con maracuyá y Brett, compleja y deliciosa, buen sabor que aporta la levadura belga y el maracuyá, el brett lo sentí muy leve, quizá está aún algo joven la cerveza. Otras buenas cervezas fueron la Soul Style IPA, Ristretto with Espresso Baltic Porter (de las que más me gustó ahí), la Tripel Ale muy balanceada, y de Alpine la Captain Stout muy buena para cerrar.

El día pintaba muy bien pero ya era algo tarde así que en el tasting room Rip Current nos dimos unas chevesillas y una deliciosa pizza, y ahí prácticamente todo fue un gran acierto, y tuve muy buena impresión de las cervezas. De lo que destacó aparte de la pizza golosa fue One T American Wild Ale de Allagash, Lupulin Lust e Impact Zone American IPAs, Marine Layer Hefeweizen (estilo alemán y también en su versión americana con dry hop), San Onofre Saison, Hazardous Hazelnut Porter, y In the Curl Imperial IPA, todas de Rip Current, definitivamente buscaré más cheves de ellos en un futuro.

Green Flash

Ya bien empanzados nos dirigimos al Monkey Paw Pub & Brewers, en esta ocasión sí estaba lleno, tanto así que tuvimos que esperar a que saliera gente para poder entrar; muy acogedor el lugar y con buena vibra, pero mucha gente, pero bueno, de lo rico y sabroso ahí me pareció una Oatmeal Pale Ale y la Cornelius IIPA de la casa, aparte la Horchata Almond Milk Scout de Almanac fue algo memorable, el tiempo voló en ese lugar, así que era tiempo de partir (aparte ya no me entraba tanta cheve por estar empachado).

Ya para cerrar el día nos fuimos al famoso Hamilton´s Tabern, un lugar lleno de rudeza, taps y gente que gusta del buen beber, no estaba tan concurrido, y en esta ocasión todos llegaron cuerdos como para que los dejaran entrar y les sirvieran sus bebidas. Ahí directo llegue por la Pliny the Elder IPA de Russian River de barril, la verdad creo que tengo mala suerte con las Pliny, aveces me gusta mucho, aveces meh, y esta fue buena. La realidad se empezaba a perder y a sentirse pesar después de un largo día, así que ya andábamos happysillos, así que compramos la cerveza más cara de mi vida, $48dls (si mal no recuerdo) por la Eclipse - Java Coffee (2013) de la famosa cervecería FiftyFifty Brewing Co. la cual pagamos entre Hector y Erick, fue una muy buena decisión al final por esa rareza. Por último (también la última cerveza que recuerdo) fue la cheve que Hector y Erick me invitaron por la “despedida de soltero”, la Panneport Reserva 2008 de De Struise Brouwers, una Belgian Strong Dark Ale bastante robusta, sedosa y con muy buen balance de sabores y aromas que rondaban los frutos secos, muchas gracias por tan buen regalo :D

Nuevamente salí algo derrotado al final, pero menos que el día anterior (lo cual ya era ganancia), así que nuevamente directo a dormir como costal y recargar energías para el siguiente día lleno de más emociones.

Aprendizajes:

  • No ser aborazado
  • Pedir más tasters y menos pintas
  • Tomar más agua
  • Tomar más agua otra vez

Tour of Awesome III - Capítulo 1

Finalmente tengo un poco de tiempo para empezar a escribir, en verdad, entre el jale, boda, cambiarse de depa y otras cosas me ha dejado muy poco margen para dedicarle al blog, pero bueno, vayamos directo a lo importante, leer qué tome, qué disfruté y qué tan pedo me puse (wait for it).

Desde el año pasado que tenía la ilusión de ir a tan dichoso tour que regresaba con grandes maravillas provenientes de cada individuo que asistía, y vaya que me daba mucha envidia, pero este 2015 por fin se hizo realidad. Como cada año (para los que no saben), mis amigos de In Cervesio Felicitas y con ayuda de nuestro otro amigo Amante de la Buena Cerveza se arman un tour cervecero que no baja de un 10, cada año aumentan nuevos destinos cerveceros (este año fueron 26 + un pilón) en San Diego y Tijuana, este año se agregó Ensenada, y vaya que fue un gran acierto; pero bueno, no la hagamos tanto de emoción y vayamos al grano (see what I did there?).

Preámbulo: La llegada a la tierra prometida - Jueves 2 de Julio 2015

Sucede que era necesario llegar un día antes ya que los vuelos del DF a Tijuana el mero día se complicaban, así que le hablé a Mike de Amante de la Buena Cerveza, el cual muy amablemente me recibió en el aeropuerto como 11:30 tarde (pinche DF tiene tráfico también en el aire), pasó por mi, y me llevó a unos buenos tacos llamados Frank, me eché dos de carne asada y uno de tripita, y finalmente como ya era evidentemente tarde y ninguna bar estaba ya abierto me llevó a mi hotel, debo decir que estaba muy cansado, ya que la chinga del jale más lo antes ya mencionado y el retraso me jodió un poco, tan pronto llegué al cuarto caí como bulto de malta.

Día 1 - Viernes 3 de Julio 2015

Me levanté temprano para darme un merecido baño y después ir al Oxxo por un desayuno para no empezar con la panza vacía, compré un burrito de birria y un café y regrese al cuarto, acabando hice el check out y esperé a Mike que pasó por mi junto con su madre y su comadre (muy buena onda y muy agradables señoritas). Llegamos al aeropuerto para recibir al resto de la raza y yo en especial de estar encantado de ver a los demás valientes esperaba con ansias a Keren (que desde al año pasado habíamos quedado en asistir al tour a como diera lugar), cabe mencionar que estaba muy ad hoc con mi vestimenta playera en chanclas, bermudas y camisa playera para los calores de allá, todos me decían de cosas, pero en el fondo se que tenían envidia de tan cómodo y guapo que me veía. Estábamos todos listos y subimos al camión de la felicidad que nos llevaría a lugares de aventura por la meca cervecera de San Diego, llegamos a la línea, bajamos a pata para el permiso e hicimos tiempo del otro lado para juntar al resto del grupo y empezar nuestro viacrucis. Ya todos juntos nos compramos unas chevecillas para empezar como el dios baco (o dionisio pa la banda) manda, unas Lagunitas IPA y Maximus IIPA mientras se armaba el relajo en el bus hacia nuestra primera parada en Karl Strauss.

Llegamos por ahí de la 1 aproximadamente, yo ya tenía hambre, así que no dudé en pedir una burger/sandwich de full pork acompañado de la recomendación de Eslem de la Salsa BBQ IPA, la cual le iba muy bien con la Red Trolly que pedí para acompañar, seguido de esa pedí la Session Mosaic IPA que todos pidieron y en verdad fue una grata y refrescante sorpresa, después le siguieron Wreck Alley Imperial Scout que estaba muy buena y unos tasters de las de temporada, Under The Stairs American Wild Ale, la cual la encontré sin mucho chiste y la galletóna del 26th Anniversary Belgian Dark Strong Ale para la digestión junto con la Bourbon Barrel Aged Wreck Alley en cask que estaba aún mejor que la normal, también pude probar la Pintail Pale Ale y la Karl Strauss Saison que estaban bueneras; lo se, empecé fuerte, y ese fue el primer gran error del primer día, pero ya llegaremos a eso.

El siguiente destino se encontraba en Modern Times, un lugar muy hospitalario que te invita a sentare cómodamente pedir una cerveza o cold brew nitrogenado de la casa y leer libros, platicar o admirar la cervecería y sus murales de post it y cómics. Ahí nos recibió Beer Jesus también conocido como Phil, él fue nuestro guía por su pedazo de cielo en la tierra, el cual ha estado creciendo muchísimo, y eso que aún no llegan a todo el territorio Californiano. De lo más interesante que probé (porque aquí también probé mucho) fue Lomaland Saison, Universal Friend Pinot Noir y también la Pinot Grigio (a Keren y a mí nos parecieron MUY buenas), una versión especial de Black House Oatmeal Stout con café, coco tostado y pedacitos de cacao, y por supuesto la Mega Black House Imperial Oatmeal Stout. La única cerveza que no disfruté fue la The Dancing Plague Berliner Weisse, esa acidez lactosa-salada simplemente no lo comprende mi paladar, necesito más práctica en ese estilo; como ya había estado tomando bastantito decidí tomar un cold brew de Black House nitrogenado al mismo tiempo de comprar una bolsa del mismo café que produce Moder Times usado en esas cervezas para disfrutarlo en el calor del hogar con mi playera del recuerdo.

De ahí el siguiente lugar de aventura fue el Tasting Room de Ballast Point en Little Itally. De un tiempo para acá me gusta bastante esta cervecería desde que descubrí su deliciosa Phatom hoppy lager, ese día supe que todas las lagers deberían ser así, aquí también me volví loco pidiendo muchos brebajes deliciosos, no diré todos por practicidad, pero de lo más destacable y memorable por su complejidad fue la Ve-lure Oatmeal Stout, una stout de avena muy clara roja, con sabores y aromas literales de pastel Velvet Cake del cual está inspirada, en verdad muy interesante; de ahí a destacar también la Longfin Helles Lager, Brother Levonian Saison, Habanero Sculpin super fresca y la Victory at Sea Imperial Porter. El lugar estaba muy concurrido y de buen tamaño con tienda de bellos souvenirs que querían irse conmigo a casa, finalmente solo se coló una playera de la ya deliciosamente mencionada Phatom.

Posteriormente el siguiente destino fue una sorpresa: Mission Brewery, en lo personal no me gusta esa cervecería en general, no he probado mucho de ellos, pero lo que he probado no me causa revoloteo, pero eso sí, debo de admitir que su planta está muy chingóna y es pet friendly, ahí me hice amigo de un pitbull muy buen pedo; llegó el momento del tour y yo ya andaba algo entradillo y la raza ni se diga, tengo un panorama general sin mucho detalle, solo recuerdo que una de las cheves que me gustó fue una hefeweizen; al regresar al autobús para el siguiente destino yo ya estaba cayendo en el abismo del cansancio-sueño-alcohól habían provocado en mi ser, así que dormí un ratito en lo que llegábamos a Council Brewing Company.

Ya en el último lugar de la lista yo ya andaba dando patadas de ahogado, recuerdo que probé algunas sours que me gustaron pero la verdad ya andaba más para el otro lado que en aptitudes decentes para apreciar (y recordar), ahí cenamos (algo rico asumo) y ya derrotado/s (contando a la demás raza) subimos al camión y caí como tronco a dormir. Después de un gran primer día me hubiera gustado estar más cuerdo en el último lugar para recordarlo mejor, pero esa es una deuda pendiente que espero saldar el próximo año.

Aprendizajes:

  • No ser aborazado
  • Pedir más tasters y menos pintas
  • Tomar más agua
  • Tomar más agua otra vez
  • Recordar leer este post días antes del tour del próximo año